El monje y el samurai (cuento zen)

En una ocasión, un samurai fuerte y corpulento fue a ver a un pequeño monje.
-Monje- dijo con el tono de quien está acostumbrado a la obediencia inmediata- enséñame acerca del cielo y el infierno.
El monje observó de arriba abajo al poderoso guerrero y le respondió con profundo desprecio.
-¿Enseñarte acerca del cielo y el infierno? No te podría enseñar nada. Eres sucio, hueles mal, tu espada está oxidada. Eres un desgraciado, una vergüenza para los otros samurais. Apártate de mi vista. No puedo soportarte.
El samurai se puso furioso. Se crispó, se le encendió el rostro y enmudeció de rabia. Desenvainó la espada y la levantó sobre él, preparándose para dar muerte al monje.
-Eso es el infierno- dijo entonces el monje tranquilamente.
El samurai se quedó desconcertado. La compasión y entrega de ese pequeño hombre, dispuesto a ofrecer su vida para darle esa enseñanza y mostrarle el infierno, le conmovió. Lentamente fue bajando la espada, lleno de gratitud y de repente muy tranquilo.
-Y eso es el cielo- dijo el monje apaciblemente.


Victoria Pérez
 

Soy Victoria Pérez y trabajo con estudiantes y profesionales de las terapias naturales y la gestión emocional para completar su formación y acompañarles mientras construyen su sueño de tener una consulta viva, rentable y a su estilo.

Click Here to Leave a Comment Below 0 comments

Leave a Reply:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies