fbpx

Alimentación prebiótica: tratamiento naturópata incluyendo fibra

Por Victoria Pérez | Salud Natural

Feb 20
estudiar naturopatia

Hoy hablamos de la alimentación prebiótica. Y es que tu salud y la de tus pacientes empieza en la microbiota.

Los humanos somos «superorganismos» en los que reinan los microorganismos que hospedamos. Y la microbiota que reside en el intestino es una de las comunidades más densas y pobladas (incluso más que el suelo, el subsuelo y los océanos).

Imagínate la influencia que tiene en nuestra salud. 

Cada vez que nos alimentamos, nuestra microbiota lo hace. Por eso podemos confirmar que “somos lo que comemos”.  

La microbiota intestinal es el nombre que recibe la población de 100 billones de microorganismos que habitan en nuestros intestinos y que ayuda a combatir las agresiones de otros microorganismos y a metabolizar ciertos alimentos que el estómago y el intestino delgado no son capaces de digerir por sí solos.

Cuando nuestra dieta es desequilibrada, se dan alteraciones de la microbiota intestinal, conocidas como disbiosis, que pueden estar detrás de afecciones como el asma, las enfermedades inflamatorias crónicas y la obesidad.

Por eso nos interesa prestar atención a lo que ponemos en el plato llevando una alimentación prebiótica, tanto a nivel individual como para nuestros pacientes de consulta en Naturopatía. 

Alimentación prebiótica: ¿es suficiente incluir probióticos?

En muchas ocasiones, ante una alteración, incluímos probióticos como fórmula para recuperar la microbiota intestinal, incluso para mantenerla a lo largo del tiempo. 

De esta forma pensamos que estamos haciendo lo mejor para la salud, cuando en realidad lo ideal sería mantener su estado óptimo sin tener que recurrir a suplementos. 

Por eso lo más adecuado es centrarse en los prebióticos que contienen fibra fermentable, entre otras sustancias, y que cuando entran en contacto con las bacterias intestinales producen alcoholes con los que se alimentan. 

También puedes leer  Oligoterapia: qué son los oligoelementos y para qué sirven

Tipos de fibra fermentable 

La fibra fermentable está naturalmente presente en algunos alimentos y, como te decíamos arriba, puede ser fundamental para la salud. 

Hace años se hablaba de fibras solubles y fibras no solubles. 

Las fibras solubles son las que se disuelven en agua y las insolubles las que no. 

Ahora estos términos están cambiando y se habla de fibras fermentables y no fermentables. 

Las poco fermentables fermentan menos de un 10%, las parcialmente fermentables hasta un 70%, y las muy fermentables, en más de un 70%. 

En realidad la mayoría de fibras insolubles no son fermentables. A las bacterias hay que alimentarlas con fibras solubles fermentables e insolubles fermentables.

¿En qué se traduce esto? 

Las fibras fermentables en las que se traduce esto son:

  1. Almidón resistente – Este tipo de fibra se llama así porque resiste a la digestión. No se absorbe por el intestino delgado y pasa directamente al grueso, por lo que es genial para la microbiota. Lo podemos encontrar en la patata, el boniato, el arroz y en las legumbres y cebada. 
  2. Mucílagos – Las encontramos en semillas de chía, lino y en algas. Todas ellas tienen un alto grado de fermentabilidad. 
  3. Fructanos – Además de en forma de suplemento, lo encontramos en espárragos, alcachofas, raíz de achicoria, cebollas maceradas en vinagre… Eso sí, en situaciones de sobrecrecimiento bacteriano puede provocar gases y dolores de barriga. 
  4. Betaglucanos – Una de las principales fuentes de betaglucanos es la avena. Es importante que sea sin gluten, ya que puede ser contraproducente. 
  5. Galactooligosacaridos – Estas son las fibras presentes en las legumbres, son fibras que no digerimos ni absorbemos. 
  6. Pectinas: presentes en frutas en general, aunque la mejor es la que se encuentra en la compota de manzana o manzana cocida/al horno. Si cocinas la manzana al vapor con poca agua y piel y la trituras con el agua estarás incluyendo una fuente de pectinas inmejorable.
También puedes leer  Té matcha. Beneficios, propiedades y alguna receta

Enemigos de la microbiota 

Además de incluir las fibras fermentables que apoyen la salud de la microbiota, sería también interesante evitar las sustancias disbióticas, es decir, los enemigos de la microbiota. 

Los peores son sin duda el alcohol y aditivos alimentarios como algunos edulcorantes y emulsionantes, los ácidos grasos poliinsaturados (presentes en la bollería industrial), así como irritantes intestinales como los picantes, las bebidas carbonatadas y el café en exceso.

También lo son los medicamentos, destacando los antibióticos. 

Se trata de no agredir a tu microbiota y darle lo mejor siempre. Una microbiota saludable es el mejor remedio para evitar enfermedades crónicas degenerativas, intolerancias, alergias, etc. 

Si quieres acompañar a otras personas a mejorar su salud de forma natural, puedes hacerlo con nuestro Grado Superior de Naturopatía.  Mira aquí la información del grado y descárgate el dossier.

También tenemos disponible la opción de matricularte solo en esta asignatura. Infórmate contactando con nosotros.

Seguir

Sobre el autor

Soy Victoria Pérez y trabajo con estudiantes y profesionales de las terapias naturales y la gestión emocional para completar su formación y acompañarles mientras construyen su sueño de tener una consulta viva, rentable y a su estilo.

Deja tu comentario:

Deja tu comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies