6 pautas de ecología emocional

By Victoria Pérez | Desarrollo Personal

ecología emocional

Casi todos nosotros tenemos acumulada una cantidad enorme de basura emocional. Se trata de sentimientos negativos que se originan en acontecimientos del pasado.

Tristezas, miedos, frustración, desconfianza; emociones que se quedan ahí tras experiencias desagradables y que a veces no nos dejan avanzar en nuestra vida.

Estas emociones, aunque vividas en tu pasado, te pueden acompañar consciente e inconscientemente durante tu día a día. En lugar de analizar lo que sobra en tu mente y eliminarlo, cargamos con ello de manera indefinida.

¿Sabes cómo te limita la basura emocional? ¿Eres consciente de cuántas situaciones dejas atrás sin vivirlas por prestar demasiada atención a hechos del pasado?

En este artículo hablamos de la ecología emocional y de cómo conseguir que el peso emocional no te estorbe.

Ecología emocional

La ecología emocional se traduce en el equilibrio con uno mismo y con el entorno para el bienestar. En la práctica, la ecología emocional nos permite gestionar nuestras emociones para llevar una vida balanceada y sostenible.

Cuando no le prestamos suficiente atención a la ecología emocional, empezamos a acumular “restos” que no nos sirven para nada. Se tratan de emociones estancadas que se dieron en el pasado y que con el tiempo se convierten en basura emocional.

La basura emocional puede provocar:

  • Cansando, pereza, fatiga
  • Dudas e indecisión
  • Inseguridad, miedo, falta de confianza
  • Dificultad en las relaciones
  • Agresividad, impulsividad
  • Complejo de inferioridad, culpa

Y síntomas más físicos, como:

  • Ansiedad
  • Fobias
  • Depresión
  • Tensión arterial alta
  • Alergias,
  • Problemas de piel
  • Sinusitis

Como ves, acumular esta basura emocional no nos trae nada positivo. Es necesario que hagas una correcta gestión de tus emociones a través de la ecología emocional para evitar cargar con peso innecesario.

¿Qué puedes hacer para que todo este peso emocional no te estorbe?

Es absolutamente normal que haya emociones que se estanquen en tu interior. La solución se trata sencillamente de detectar lo que te bloquea y llevar a cabo unas pautas sencillas que te ayudarán a deshacerte de toda la basura emocional acumulada.

Cuestión de Actitud

Cuanto más optimista seas a la hora de interpretar lo que te pasa en la vida, más capacidad tendrás para adaptarte y mejor será tu autoestima.

La autoestima es la percepción que tienes de tí mismo, tu autocrítica y tu capacidad para evaluarte de forma positiva

La actitud y tu autoestima van a determinar tu estado de ánimo, si te comes el mundo o todo te parece que confabula en tu contra, por eso es importante que tengas una positiva y saneada visión de ti mismo.

Cuanto más optimista seas a la hora de interpretar lo que te pasa en la vida, más capacidad tendrás para adaptarte y mejor será tu autoestima. Clic para tuitear

Zona de Confort. ¡Peligro!

Tu zona de confort la ocupa todo aquello que te hace sentir cómodo y seguro; aquello que te resulta familiar y no te exige demasiado trabajo.

En esta zona, no hay aprendizaje y no existe crecimiento. Nos estancamos, aunque nos sintamos enormemente cómodos.

Hay que perder el miedo y lanzarse a conocer y sentir cosas nuevas. Buscar nuevas oportunidades que nos permitan avanzar y adquirir conocimientos y habilidades nuevas; que amplíen nuestros horizontes e impidan que nos “oxidemos”.

Esto es entrar en la “Zona de Aprendizaje”, mucho más viva y enriquecedora.

Todo viaje empieza con el primer paso

Si dejamos que la basura mental lo llene todo, seguramente reinará el sentimiento de apatía y la falta de voluntad.

Pero sin acción no puede haber ningún cambio, así que podemos utilizar la visualización positiva y una buena predisposición.

Elige lo que piensas

¿Crees que no es posible? A través del lenguaje, puedes modificar tus pensamientos, para conseguir que sean positivos y potenciadores.

Se trata de que te creas lo que te dices: “Si puedo”, “Soy capaz”, “Soy digno de..”. Las afirmaciones positivas repetidas y sentidas, tienen el poder de cambiar tus pensamientos, para que éstos sean tu aliado y no un enemigo que te hunde.

¿No puedes cambiarlo? ¡Acéptalo!

Aceptar no es lo mismo que conformarse, aceptar es entender que no todo en la vida puede ser bueno, y seguir adelante sin detenernos.

Acepta el dolor, la frustración, las malas experiencias, las rupturas; entiende que no tienes que borrar esas experiencias, ya que intentarlo sólo conseguirá darles protagonismo y que se concentre tu energía ahí. Aceptar es superar sin negar y seguir adelante.

La crítica, cuestión de intención

Lo que define a una crítica como destructiva o constructiva es la intención con la que se emite, qué palabras se eligen y en qué contexto.

Pero, como cualquier regalo, si no se acepta, no te puede dañar.

Seamos conscientes de que todos tenemos una opinión, y no tiene por qué ser compartida.

Como ves, estas sencillas pautas tienen un único objetivo: que sepas gestionar correctamente tus emociones. Y es que si no sabes dirigirlas en la dirección correcta, lo único que harán será ocasionarte una fuente de contaminación difícil de controlar.

Cuando las circunstancias que te rodean te causan malestar, tienes que decidirte entre varias alternativas. Puedes negar parte de tu responsabilidad y evitar una posible solución. Puedes actuar de manera incoherente, sabiendo que lo que dices, piensas y haces no tiene nada que ver.

O todo lo contrario. Puedes coger todas esas circunstancias y las emociones que te causan y elegir el camino de la ecología emocional: asumir tu parte de responsabilidad y actuar desde el amor, buscando soluciones creativas y pacíficas.

Deja de acumular lo que no te sirve para nada y elige la ecología emocional. Verás como dejas de depender de lo que pase en tu exterior para determinar cómo te sientes. Todo se encuentra dentro de ti y solo tú tienes la oportunidad de romper con las barreras que te limitan.

¿Alguna vez te habías parado a pensar en la basura emocional que acumulamos? ¿Conocías alguna de las pautas de la ecología emocional? Te espero en los comentarios.

Follow

About the Author

Soy Victoria Pérez y trabajo con estudiantes y profesionales de las terapias naturales y la gestión emocional para completar su formación y acompañarles mientras construyen su sueño de tener una consulta viva, rentable y a su estilo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies